Seguidores

jueves, 3 de marzo de 2016

UNA HISTORIA DE TANTAS.



Se quisieron como dos gatos salvajes sin mirar más allá de sus ojos reflejándose en los del otro. Sin importarles nada.  Se amaban como dos lobos en celo sin mirar atrás ni a los lados sin calibrar las consecuencias ni los daños colaterales sin tener más que un eterno presente olvidando que, habitualmente, suele existir un futuro esperando detrás de cada puerta, al final de cada paso del minutero.

Follaban como si fuera a reventar el mundo y de la intensidad de sus orgasmos dependiera la continuidad del universo, como si pudieran cambiar el reloj y sus horas. Pretendiendo secar las gotas de la clepsidra. Detener la lluvia. Encender el hielo. Desnudar los lunes por la tarde. Vestir de bailarinas a los generales. Asaltar los cielos con escaleras de sexo desbocado. Marcar el ritmo de la arenilla que traspasa ochos de cristal.

De nada les servían los mapas que marcan los caminos de la vida, sintiendo, como sentían en las palmas de sus manos y en sus iris incandescentes que las mejores rutas estaban tatuadas en sus espaldas y que las mejores veredas desembocaban en sus ombligos y sus cuellos.

Pero no se detuvo la clepsidra ni paró el minutero. La normalidad empezó a pesar y la cotidianidad y su normalidad a mandar en las mañanas de los lunes y los domingos por la tarde. La periodicidad y sus estrecheces empezaron a cobrar  importancia a desplazar el resuello de los jadeos en la nuca. La realidad a imponer sus mandatos e inapelables leyes

Se les caducó  el amor como caducan los talentos manufacturados con colorantes y conservantes que no conservan nada. Les prescribió la pasión como prescriben los delitos leves. Tal vez se acabo el amor, tal vez de tanto manosearlo.


El paso de los años no evita, aún hoy, que los jueves lluviosos duelan esos viejos mordiscos dados con saliva y pasión en el hombro, esos, que dejaban cicatrices en el corazón.

13 comentarios:

  1. Amor que se desgasta…ése que sin duda deja el eco que vuelve a traernos aquellos besos que quedaron prendidos y adheridos en la piel y el alma…

    Un placer leerte, Carlos!!

    Mil Bsoss!!

    "No sé si te dejé el nuevo enlace a mi blog tras cambiar mi cuenta, te lo dejo por si acaso http://ginebrablonde.blogspot.com" ;-)

    Muacksss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es tenerte por aquí..... Nos visitamos

      Eliminar
  2. Es un placer pasar por aquí.
    un abrazo a la distancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Guillermo. Siempre es bueno tenerte de visita

      Eliminar
  3. Así es el amor Carlos, a veces como la miel y otras como la hiel.
    Muy buenas tus letras, !!Que gusto volver a leerlas!!
    Gracias por tus palabras de aliento y tu pésame

    Un beso y mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Áqui, aquí siempre estarán mis letras para que las leas, con el deseo de arrancarte una sonrisa. O una lagrima.... Esperando que en ellas encuentres un colchón de consuelo.

      Eliminar
  4. Como siempre... Leerte me deleita.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí están mis manos, escribiendo estas letras y muchas mas que escribirán.

      Eliminar
  5. Nueva historia, nuevas sensaciones, que mejor terapia para una tarde de sábado.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno tener una buena historia

      Eliminar
  6. Siempre se gasta el amor de tanto usarlo?.. y también se gasta de no usarlo... y que hacemos los que siempre queremos amar y ser amadas locamente.?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que no siempre..... Supongo que el amor no se destruye que tan solo cambia de lugar....

      Eliminar
  7. Gracias Carlos, estoy segura de que esa sonrisa al final florecerá, es cuestión de tiempo. Da gusto saber que siempre hay alguien con quien contar en los malos momentos, imagínate en los buenos!! un besazo enorme y gracias de nuevo ;)

    ResponderEliminar