Seguidores

sábado, 20 de junio de 2020

ANIVERSARIO NO.

Muchos de estos escrítos tienen como título un motivo exacto, y no es otro que la celebración de otro año más de mi sobrino Carles. Por desgracia ya han pasado demasiados años en los que no se celebran esos aniversarios. (me refiero a los escritos de este blog).

Hace unos días una persona querida, me dijo que este sábado era el "aniversario" , odio esa palabra para este sábado de lágrimas, recuerdos,... sería otra palabra para definir ese sábado bulgar, ni siquiera me atrevo a "enmarcar" con "este sábado".  Hoy es un puto día de mierda, un odioso 20 de Junio que a las 4 de la madrugada ya no me deja dormir, que ni siquiera varias voll damm han conseguido esta noche apaciguar mis demonios.
No creo que haga falta disimular, duele perder a un ser querido, y más cuando durante años ese ser se fue conviertiendo en algo más que un amigo, un confidente, un cuate, un protector,...y me podría poner como un poeta bohemio y cursi para utilizar muchos adjetivos, pronombres, verbos...
No se exactamente como definierlo,
¿que palabra sería la acertada?

Tampoco se como definir este día (aniversario esta claro que NO) Hoy, hoy es un día horrible, yo creo que peor que el primero,  sí es mucho peor que el primero.

Te vas dando cuenta que según pasan los días, meses, años no encuentras a nadie que ni siquiera valga para ser un confidente, o un protector, o un compañero de viaje para dar una vuelta y almorzar. (esas microescapadas de unas horas que haciamos en moto, nunca las podré olvidar.) Simplemente a alguíen más inteligente y locuaz que yo (cosa que no es muy difícil) poder comentar alguna noticia (y ahora tenemos  unas cuantas) o el final de juego de tronos, (el puto enano al final gana una ciudad de llamas y escombros).

Espero  poder cerrar los ojos esta noche y estar un rato contigo, mientras se consume una vela que refleja timidamente en el interior de tu copa de vino y poder contarte antes de que termine el efecto de alguna droga, el final de la madre de dragones.

P.D. Algún día piccolo seras grande y podré enseñarte  el significados de algunas líneas de los escritos del blog. Podré explicarte cosas que ahora no puedo pese a que cada vez que nos vemos insistes en que haga. dentro de unos años no creo que recuerdes este día de sushis y cars, espero estar para contartelo. Un abrazo.

viernes, 21 de febrero de 2020

COSAS QUE NADIE TE DIJO

A días de cumplir la edad que tenias cuando te arrebataron la vida, empiezo a entender más tu filosofía de la vida. CARPE DIEM!!!

Disfrutabas cada segundo de la vida, cosa que la mayoría del mundo no sabe hacer, incluida yo.

Nadie nos dijo nunca que vivir duele, que a veces el mundo sigue y tu sólo quieres que se pare, porque si se paró para una de las personas que más querías.

Nadie nos dijo que cuando pierdes a un ser querido lo ves por décimas de segundos mil veces al día, en mil sitios diferentes y cuando la realidad vuelve...Tu corazón vuelve a morir.

Que temblarías al ver una ambulancia, preguntándote si esa fue la que por desgracia no puedo hacer nada por ti o si  por el contrario fue la que dio a esa persona  que tanto te quiso, esa cruel noticia  que nadie quiere oír. Si ese coche de mossos fue el que no puedo luchar por tu vida...

Mil cosas crueles de la vida!!!

La  sabiduría popular tampoco te explica  que hay que aprender a vivir y que la frase de hay que superarlo.... se queda corta...

Empezar a vivir días sabiendo que tu no los viviste,  que tu reloj se paró con mi edad... Que los logros de tu hijo, del cirerer, o del taronger o del número 4 siempre tendrán un lado amargo  porque no estarás aquí para compartirlos.

Que vivirás conciertos, que tu pañuelo atara las manos de los que más te quisieron y que secaran las lágrimas de quien te dio la vida. que ninguna canción sabinera la volveríamos a oír en voz de nadie
que no fueras tú.

Nadie, nunca, jamás fue capaz de explicarme.....




                                                                Escrito por:  Mª Angeles Vallecillo Marcos
                                                                                   

jueves, 20 de junio de 2019

Más de cien recuredos.

Tenemos memoria, recuerdos efímeros,
Tenemos La Burla, gin tonics con granos.
Tenemos fotos, imágenes en vivo,
un album vacío de 196 páginas.
Tenemos altares que no olvidaremos,
un te quiero en cualquier esquina.
Islas de Aran, Brujas,
Venecia y Tierra de Fuego.
Tenemos a Machado, y a dioses olvidados.

Más de cien momentos, más de cien recuerdos
para no olvidarte, más de cien historias que contaremos.

Tenemos rizos incomprensibles que queremos.
Tenemos hinchas de nada, ninguna bandera,
muros que saltaremos.
Tenemos chaquetas expoliadas, olores a hombre.
Tenemos el nervio en la sangre, de donde vinimos.
Tenemos nostalgia, un as perdido que no recuperaremos.
heridas que no enseñamos, ocultas en el corazón,
lágrimas en excesos.
Tenemos proyectos que se marchitaron, curvas que no rodaremos.

Más de cien palabras, más de cien recuerdos para no olvidarte
para sentirte en mis venas, más de cien pupilas donde verte reflejado,
más de cien historias que valen la pena.

Tenemos canciones de maestros, tus letras navegando.
tú mirada en ojos verdes que no paran quietos.
Tenemos tu todo, en ojos marrones.
Tenemos zapatos que huelen a bilis, lágrimas que no comprendí.
Tenemos tebeos, libros, apuntes, notas que aparecen por arte de magia.
Tenemos osobuco de castañas, migas que no compartimos,
guines, riojas, riberas, gaelicas olvidadas

Más de cien abrazos, que esperan impacientes.

Escrito por Antonio Vallecillo  Marcos.

miércoles, 20 de junio de 2018

Lágrimas.

Sin duda hay muchos tipos de lágrimas, hay lágrimas olvidadas, aquellas que mezclaron confundidas el dolor y la alegría de una nueva vida, con la angustia de ver aquel que no deja ver un futuro.

Lágrimas que se mezclaron con tres gotas de sangre en un gemelo desnudo.

Otras están por llegar, y algún día me llevarán con quién pudo olvidar, a ese estrecho de fuego, al frío sur, cual zarcillo robado al progenitor, mal pirata.

Hay lágrimas ocultas, que no me dejaron escuchar los últimos consejos de un viejo moribundo.

Algunas son invisibles como las de aquel al que nunca vi llorar.

Estas de hoy, repetidas, que vuelven un año más, mezcladas con vino amargo, mientras el tic-tac del teclado resuena sin parar.

Hay lágrimas frías que erizan tu pezón, que viajan despacito hasta tu ombligo.

Lágrimas heladas que caen suavemente como serpenteando, gaelicas frías, olvidadas ya las últimas.

Lágrimas que empapan mi almohada cada vez que en mis sueños estalla la puta realidad.

Lágrimas pequeñas que confunden la realidad. De odio que tienen razón. De miedos oscuros que esconden cicatrices.

Lágrimas de verano, tristes que se confunden en nuestro Mare Nostrum, cual gintonic en mano.

Lágrimas que nunca llenarán este vacío que dejaste

Lágrimas que quieren huir, que me esperan al final, que abrazados, tus valkirias podrán secar, al fin.

Lagrimas sin acento, que quieren pasar desapercibidas camufladas con alergias heredadas.

Lágrimas que aún hoy lo niegan todo, incluso la verdad.

Ojos claros, que hipnotizan y que no olvidaran.

Lágrimas que hoy muchos compartimos, recordando, pensando, y odiando a tod@s es@s dios@s, aquellos de los que tú siempre hablabas.

Lágrimas que  a las 19:48 dudan, que llamadas entrecortadas confirman, que empañan mi visera, nublan mi vista y mi sentido. Mi corazón de hierro oxidado rompe. Lágrimas que no encuentran palabras para explicar lo sucedido, que cuatro palabras mal pronunciadas hacen temblar unas piernas ya maltrechas por los años, lágrimas que en ningún hombro reciben consuelo.

Lágrimas que consiguen detener el mundo. Lágrimas qué odian a esa s bruja s. Lágrimas porque sí, por doquier, lágrimas que humedecen mis ojos apagados, lagrimas que ya no quieren estar, impacientes, desoladas

Todas ellas, lloran hoy por tí.

                                                                                        Escrito por: Antonio Vallecillo Marcos.



miércoles, 4 de octubre de 2017

SENTIDO COMÙN!!!!!!

No es otra mi intención, sino la de mantener activo este blog. Poder releer sus escritos y poder escuchar su voz en mi mente, sus palabras, su talento, su talante y su sentido común.
Me hubiese 'gustado' haber escrito un poema, un microrrelato o cualquier otra cosa con el único objetivo de recordar. El 24 de septiembre hubiese sido un buen día, debido al sin sentido, a la de sin razón de aquellos que están para solucionar y no para generar odio, me fue imposible cumplir mi objetivo.
Tod@s  pertenecemos por talante y convicción, a una mayoría de ciudadanos que desea hablar un lenguaje de conciliación y concordancia y  eso es imprescindible en la actualidad, y a lo largo de la historia lo será más.
Y ante los problemas más graves, escuchar, negociar con todo el mundo, con todos, hasta con el diablo si hace falta.
Y ahora si rescato algo más de sentido común.
BANDERAS

Parece ser que, ahora, en el S. XXI están aflorando algunos nacionalismos, algunos amores (difícilmente comprensibles para mi) hacia una bandera, hacia un trocito de tierra, hacia unas  tradiciones, supuestamente, mejores que las demás. Y, yo, perdonadme, no puedo abrazar una bandera ni entender completamente estos nacionalismos. Ninguno. Los respeto, claro que si, e incluso envidio a la gente que honradamente lucha por sus ideas, (aunque no las comparta) pero no puedo terminar de comprenderlos del todo, del mismo modo que no puedo comprender aunque respeto a aquellos que tienen creencias religiosas. Será, ya ves, que algo de fe tiene que haber en una cosa y la otra.

Además  no puedo entender como alguien se puede sentir orgulloso de ser de tal o cual lugar, máxime cuando esa circunstancia es tan fortuita, o más, que la de tener los ojos de un color u otro. Vamos entiendo que alguien se sienta orgulloso de correr una maratón en un tiempo determinado, de acabar un doctorado, de escribir un libro, de besar tu pelo, o de inventar el chupachups, pero estar orgulloso de algo que de ningún modo te supone un esfuerzo y que es fortuito totalmente me parece como mínimo curioso.

Supongo, no sé, que el nacionalismo se acaba viajando, viendo otras culturas y otras gentes. Quizá la patria no sea más que ese rincón en el que te di el primer beso. El camino desde mi cama hasta tu guardería. Todo esto puede estar en cualquier rincón del mundo. Esta en este, si, pero puede cambiar y Tombuctú, Zanzíbar, O cualquier pueblo o aldea de otra parte del mundo pueden ser (y serán seguramente) tan buen lugar como este.

No sé ,una vez leí por ahí que el nacionalismo es la piel de cordero que utiliza el lobo racista. Tal vez sea verdad. Para mí el país, la nación es ese lugar en el que tiritó de frio cada vez que llueve, o cada vez que se humedecen mis ojos con los buenos recuerdos las cálidas noches en que me abrazas suave y tenue como si tu abrazo fuera una nube que se acerca despacito. El pan que compartimos, el vino de tu boca.

No me gustan, fíjate, las banderas ni sus colorines. No me gustan los patriotismos y esa extraña creencia que tienen todos que son mejor que los demás por el mero hecho de haber sido parido en un lugar u en otro.

Decía ese gran escritor y contador de cuentos y relatos Guy Maupassent (Os recomiendo “claro de Luna”) que el patriotismo es el huevo de donde nacen las guerras. Y, oye, a mi no me gustan las guerras y desde luego hay muchas cosas por las que estaría dispuesto a morir pero de ningún modo por un trapito de colores y por lo que este pueda representar para uno u otro.

Será que no reconozco más patria que tus ojos, más camino que el que recorren tus dedos en mi espalda. La tierra que pisan mis pies. El sendero, que tal vez, me lleve a kilómetros de aquí. Tal vez allí ondee otra bandera y el nombre del país sea otro. ¿Qué más da?.

No reconozco más bandera que la sabana naranja con animales de la selva que te tapa a ti, piccolo, esas noches frías de luna menguante en las que te duermes a base de poesía y besos. Tal vez la patria no sea más que ese espacio de aire que existe entre tu boca y mi aliento.

Hice “la mili”, tengo una edad y antes nos obligaban a hacer algunas cosas. Que li farem, és el que hi ha…. Pero no puede mi alma palpitar por un trapito de colores, ni por un trocito de tierra artificialmente cortado, por una frontera, por un tiralíneas político. Fronteras que habitualmente sirven tan sólo para justificar guerras, recortes odios e incompetencias de aquellos que nos gobiernan. Respecto a los nacionalismos, como en tantas cosas, cabría preguntarse ¿quid prodest? – a quien beneficia?- y desde luego no a mi. No a ti.

martes, 20 de junio de 2017

365 días a oscuras.

365 días a oscuras.

Si tan siquiera darme tiempo a pestañear hoy hace pocos días (o muchos, no lo sé) el mundo se paró, dejó de girar cómo incansablemente lleva haciendo miles de años.

Hoy insultante el sol asomó 62 grados noreste para arrebatar vilmente parte de mi alma, hoy junto con los tuyos mis pulmones espiraron por última vez.

Hoy entre ruinas grito al espejo tu nombre, nunca se acostumbraran mis ojos a este dolor.

Mi alma perdida, sigue buscándote entre acero y sangre, mi sangre calada en un cruel asfalto lleva meses de incomprensión, sigue desesperada, buscando una razón, un sentido, un por que a esas estrellas que escribieron ese puto final.

Hoy muchos días después sigo maldiciendo a esos dioses (¿por qué elegisteis al más fuerte?) que jugaron a los dados con tu vida y la mía.

Sólo me queda esa fina esperanza de verte, entre tus valkirias o peleando contra Cerbero para poder regresar. Sigue ahí protegiendo junto con esas manos viejas llenas de arrugas ese huesecillo que no deja de crecer, pero esta noche quiero que escapes, ven, corre, te espero ahogado en vino amargo, entra en mi sueño.

Por y para siempre estarás en mi.

Café con poco azúcar.
El vino en compañía.
Mil países por pisar.
Los muros derribados.
Una sonrisa en la cara.
Tus canas con sus rizos.
Los libros abiertos.
A ti por conocerte.


Escrito por Antonio Vallecillo 20-06-2017

lunes, 4 de julio de 2016

Escrito por Antonio Vallecillo Marcos:

Un mar estrecho de una Mesina cualquiera, dos Caribdis te reclamaron.
¡Cuántas diosas se frotan las manos! Por fin te tienen. Ya no perteneces a los mortales. Pronto te han reclamado....¡MALDITAS SEÁIS TODAS!
Antes os gustaban lo héroes fuertes. Ahora os lleváis un hermano, mi hermano, un hijo, un padre, un marido, un amante, un amigo, un compañero, un confidente.
Disfrutadlo, tardareis miles de años en volver a
encontrar alguien como él. Se acerca una batalla ¿que diosa disfrutará de tu cuerpo y de tu ser?
Sedúcela y escapa todas las noches. Vente a nuestros sueños, dinos qué hacer, cómo aguantar sin el pilar que nos sostenía. Dile que aquí te queremos, que te añoramos, que nunca nos olvidaremos de ti. Nunca, nunca.
Tu huella pasará a tu hijo, yo me encargaré de explicarle quienes somos, de dónde venimos.... que su abuela pagó hasta el último real a la panadera, que su abuelo nos hacía barcos de madera cuando éramos pequeños.
Le enseñaré a abrazar a su madre, a amar y a utilizar finales infelices con agujas que matan.
Le explicaré tu peor día, tu maldita y tardía decisión.
Le enseñaré cómo brillaron tus ojos y cómo sonaba tu voz rota cuando desaparecía la escarcha y empezó su primavera. Gracias le ahogaste un gran fuego.
Le enseñaré que para poder levantarse hay que caer.
Le enseñaré todo lo que he aprendido de ti, pero dime cómo le enseño lo que me faltó por aprender.
Los cuentos que tú le contabas yo se los contaré, pero dime cómo puedo secar las lágrimas de tu madre.
¿Cómo puedo hacer todo lo que tú hacías? ¡Si yo sé que no puedo, como hacer para que él pueda!
Quién vendrá a buscarme para tomar una cerveza o un vino...y que más da si sólo querías verme y ayudarme. No te preocupes, no dejaré que mi barcaza, aunque rota, se hunda. Saldré a flote. Aunque no estés, saldré. Ya te contaré todas mis penas. Guárdame un sitio, a la próxima invito yo.
Dejas un familia desmigada pero sé que al final del túnel esa luz que viste allí, donde él espera, nos alumbrará para seguir. Seguir sin rumbo hacia donde los vientos nos lleven, juntos, en el mismo barco, da igual a qué horizonte, no dejaré que ninguna tormenta resquebraje el timón.

                                                                                              Para Carlos, 22 de junio 2016