Seguidores

miércoles, 9 de octubre de 2013

SIEMPRE HAY UN BARCO QUE NAUFRAGA EN MADRID.

Tal vez, como siempre me pasa en estas fechas, el principio del Otoño y la caída de las hojas acres y las nubes con formas de dragones sin fuego me pille algo melancólico, sensible, emotivo y con sueños en las pestañas. No sé. Quizás sólo sea el polen que invisible vuela por el aire sobre las margaritas que siempre dicen que me quieres, y sobre las golondrinas que regresan. No sé.

El caso es que este hombre que soy. Mediterráneo. Acostumbrado a ver el mar casi a diario, a que la única visión infinita sea el eterno azul de Poseidón. Tras él montañas de mirada cercana y finita. Montes que aquí, en mi tierra, abrazan como una madre celosa el azul añil y sus ciudades. El caso, como decía, es que me he enamorado de una ciudad sin Mar. Una ciudad cuyas vistas Mesetarias son infinitas y dejas de ver allá donde los ojos y sus dioptrías  llegan.

Es verdad, no es la primera vez que mis pies hollan ese lugar donde se cruzan los caminos, donde no se concibe el mar. Pero, mira, no siempre uno se enamora a primera vista. Tal vez como da la sensación de que nadie es de allí, hace que cualquiera se sienta como en casa. Como en un pequeño barrio por grandes que sean los edificios que expanden sus sombras sobre tu espalda.

Alguien decía que “ Siempre hay un motivo que me lleva hasta ti, que ha muerto el silencio en las calles de Madrid”  Quique González “desde las ventas hasta chamberí…” dice  El maestro Sabina, “ Yo me bajo en Atocha, yo me quedo en Madrid” El admirado Ismael  en su poesía abrazada de música decía “soy afortunado vuelvo a Madrid”.  Y tantos, tantas canciones tantas imágenes. Y, yo, yo también soy afortunado, porque no sé cuando, pero volveré a Madrid.

Tal vez fuese el Piccolo jugando por Chueca.  Haciendo gracias en otro idioma por las terrazas de Malasaña mientras cerveza helada “bientirá” recorría mi garganta. Que se perdiera tres segundos por los mercados de ostras, vino y copa grande, callos y arroz. Ves a saber. O los rizos, que como un reloj de bronce nos acompañan, jugando con un vientecillo que nunca ha pasado por el tamiz de la sal del mar pero que trae recuerdos de libertad de lucha. Las pintadas por las paredes que recuerdan que hay una dignidad que jamás conocerá el vencedor. No sé. Y puede que ese no saber sea lo mejor de todo.

El puente donde ya casi nadie se suicida. Los bares de la Latina y un vermuth compartido en casa de un anciano rey de vinos. Ratos de hablar, casi olvidados del reloj y su esclavitud, de todo un poco. De todo. De nada. De lo que ha pasado recientemente de su miel y su hiel, de lo que queremos que pase en días por venir. Libros y poesía. Hijos y Nietos. Abrazos de bienvenida. Abrazos de hasta luego. Una comida de viernes pendiente y copas de cada día por beber.

Madrid, un lugar al que ir, al que volver, en el que perderse por mercados de San Miguel y de San Anton, por calles cuyos nombres desconoces y no te importan. Camareros en Chueca que te dan unas copas y una cuerda  con la que jugar y atar entretenido al pequeño regalo de la vida. (ves a saber de donde sacó ese hombre una cuerda detrás de la barra) las sonrisas las sacaba de dentro, y eso, oye!!, se agradece.

Madrid. Un laberinto de sensaciones, que se agazapan en el zaguán de los buenos momentos.  Un lugar en el que tienes la sensación que encontrarás un amigo. Puede que para el momento en que lo necesites. Tal vez para siempre.


Por esta vez, permitirme que acabe con una canción. 

14 comentarios:

  1. La verdad que nunca me había llamado la atención, pero después de leer tu entrada me apetece visitar Madrid.

    El síndrome otoñal también me ha afectado y creo que este año más de lo normal...

    Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No t'ho perdis. ves i gaudeix-lo. val la pena.
      petons

      Eliminar
  2. me complace leerte me hace bien para mis sentimientos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada mejor que saber que mis letras (ya sabes escritas con tinta azul y pluma de buho enamorado de alombra) haga bien a tus sentimientos. Sólo por eso ya vale la pena seguir escribiendo.
      Un saludo

      Eliminar
  3. No conozco Madrid, pero me encantaría, veo las fotos que suben mis amigos de España, adoro esas construcciones con cúpulas antiguas, la gente en el metro, las avenidas. Cierto, no siempre uno se enamora a primera vista, y a veces el mar se lleva adentro. ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es una ciudad preciosa que vale la pena conocer. Pero es cierto. El mar nos lleva adentro. Inevitablemente

    ResponderEliminar
  5. Madrid, la ciudad de los encuentros y reencuentros, de recuerdos y cuerdos soñadores, de las risas y las prisas.
    Madrid, el cobijo de nostálgicos, poetas y locos. El lugar al que siempre me gusta ir.

    ResponderEliminar
  6. Bueno Carlos, tengo la suerte de conocer Madrid, aunque estuve hace ya algunos años, pero me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo volver a ir. Se ve con otros ojos, y, el menos en mi caso, con el tiempo es mejor

      Eliminar
  7. Gracias por permitirme coger este agradable puente aéreo BCN-MAD en mitad de una dura jornada laboral.

    Un placer leerte.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, bienvenido y bien hallado de nuevo. Me alegra volver a verte por aquí, que te gustara este puente aéreo.... Un saludo

      Eliminar
  8. He visitado Madrid varias veces, ya que tengo familia allí, y siempre me ha parecido que hay una magia especial en ciertos rincones. Me sigue sorprendiendo que en una ciudad tan grande y tan plagada de personas, puedas encontrar espacios en los que te sientas solo, libre o alejado del mundo (y otros espacios tan emocionales como el monumento al 11M).

    PD: Me ha encantado el detalle de la canción.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  9. Es verdad es un lugar especial. Maravilloso. Es buena la canción. Verdad.?

    ResponderEliminar