Seguidores

miércoles, 25 de abril de 2012

VÁMONOS.



Vámonos a un lugar sin cobertura. Donde no suenen teléfonos ni conciencias.

Vámonos a esa misteriosa Isla en la que, sonriente, habita la infancia donde todo está por hacer, todo por construir, todo por erigir. Tal vez allí, y empezando de nuevo, podamos poner unos cimientos de sonrisas y besos.

Vámonos al lugar en el que nacen los sueños y las manzanas, puede que esté al final del arco Iris. Ves a saber, igual nos invitan a caricias y cerveza negra y helada. Tal vez allí no haya folios ni rutinas, amarguras ni anhelos incumplidos.

Vámonos con el viento enredado en el pelo y engarzado en tus pestañas. En moto, con curvas, sin vergüenza ni miedo. Conduzcamos toda la noche (como en la canción de Bruce Springsteen, sólo para comprarte unos zapatos) hacia algún lugar lejos de la ignominia y la desolación de los mercados. Busquemos un mercadillo de madera de cerro, de hierro forjado, de barro y plata vieja. Tentemos a la suerte y cambiemos nuestros versos por cachivaches que generen sonrisas.

Vámonos a ese lugar en que la cerveza es gratis, el vino dulce, y el baile es danza primigenia que evoca a esos viejos dioses que no cumplen sueños pero que te indican como conseguirlos. A ese bosque de arboles, arroyos y rios en los que los vasos siempre están, al menos, medio llenos.

Vámonos, pintándonos la cara de certezas y con las manos repletas de caramelos, camino de las arcadias soñadas, de la Atlantis hundida, trepemos con los dedos desnudos hacia el Eterno Nirvana. Lleguemos al final del camino.

Vámonos a esas playas soñadas de arena fina y sol caliente en tu pecho, de olas acariciando tus pies y mi espalda.

Vámonos, tan sólo un ratito, lejos de estos despachos, de estas carreteras, de estas incertidumbres de Reyes que cazan elefantes y obreros que buscan yogures en los containers. Alejémonos de esta vida desacreditada, de estos días deshonrosos, del aprobio que en ocasiones representa estar vivo.

Vámonos, en definitiva, a algún lugar en el que encontrar un poco de sal con la que alegrar la vida

32 comentarios:

  1. Que bien suena... Me voy contigo!!

    ResponderEliminar
  2. Organiza el viaje... escribe por aquí a que hora para el tren en cada estación, yo me subo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una escapada así merece la pena, creo que harías un papel estupendo en una agencia de viajes, no habría quien se resista.


      bss

      Eliminar
    2. Princesa Amarilla. No sé si soy buen organizador. Pero lo intento.
      CLAUDIA. tu crees??. espero hacer un buen papel en todo lo que haga.

      Eliminar
  3. Hay que procurar irse aunque sea un ratito cada día.
    Y si ya es en buena compañía como la tuya...ni te cuento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que consideres que soy buena compañia. Sabes? faltan unas cervezas para comprobarlo, yo pago las 7 primeras... el resto hacemos un "simpa"

      Eliminar
  4. Pero que hacemos que no tenemos las maletas preparadas, ¿Dónde hay que apuntarse? y lo más importante sale muy caro, que estoy en paro.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pdry. yo siempre tengo las maletas preparadas....

      Eliminar
  5. Me subo a este tren, yo también necesito una dosis urgente de huida.
    Llegir-te sempre és també una petita escapada, una breu i dolça fugida de la rutina més absoluta!

    Una abraçada company!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saps, potser la rutina no mes es una percepcio... potse que no... en tot cas escapar-se una estona cada dia es molt molt agradble

      Eliminar
  6. Donde hay q apuntarse¿? Un maravilloso viaje.
    Me gusta tu rincon, besos

    ResponderEliminar
  7. Si alguien me hiciera esa invitación sólo cabría una respuesta: ¿a qué hora me recoges? Y como hoy estoy ceniza, me hago otra pregunta: ¿Y por qué cojones a mí no me lo sugieren?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. seguro, segurisimo que en algún lugar. Cerca. hay alguien que tienes esa sugerencia apretando en su corazón y deseando preguntartelo

      Eliminar
  8. Yo me apunto desde luego, pero para no volver, dime el día y la hora, me encantó el escrito, un abrazo y disfrútalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para no volver....? bueno, por si acaso tomemos un billete con vuelta abierta para cuando apetezca..

      Eliminar
  9. Muy bonito Carlos..pero si ese "vamonos" no llega por las razones que sean, quedemonos y trabajemos una vida mejor.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Este Vámonos no es una huida por falta de coraje, sino un escapada del alma, necesitada de emociones hacia ese otro lugar de atrevimientos . Una embestida para derrotar la apatía, para desandar
    el camino de la rutina.

    Me voy, si yo también me voy y si es posible que nos encontremos aquellos a quienes aún nos quedan ilusiones y sonrisas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente que tenemos ilusiones y sonrisas acabamos encontrandonos...

      Eliminar
  11. Yo me iría, Carlos, porque a veces estoy cansada de lo que es vivir...... pero volvería con las pilas cargadas ...hasta otra. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  12. Vámonos con el viento enredado en el pelo y engarzado en tus pestañas...
    Como no se va a ir leyendo algo tan bonito y poetico, con un bocadillo y un vino frente al mar un atardecer y alguien que entediese lavida así me conformaría.
    Un bico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad, verdad que la vida acaba siendo algo tan sencillo como; un vino, el mar, una sonrisa...

      Eliminar
  13. Vámonos, que acabo de volver del puente y ya estoy deseando volverme a ir.

    ResponderEliminar
  14. Vámonos a la sencillez! Reservarme un billete que me apunto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. DEsde luego cualquiera te dice que no se va contigo...
    un beso!!

    ResponderEliminar
  16. He leido el post y me han venido ganas de irme contigo a ese esplendido lugar.Besos.Elena A.

    ResponderEliminar