Seguidores

viernes, 25 de noviembre de 2011

UN VIAJE

Será este frio gélido y azul que nos traen las gaviotas por la derecha. O tal vez esta humedad que trae el mar y la lluvia a Barcelona. O serán las hojas de los abedules cayendo en ese tardío e incierto otoño dejando pequeñas ráfagas de aire y gotas de melancolía en mi pecho. O será, yo que me sé, lo que será. El caso es que me apetece mucho iniciar un viejo viaje redescubrir veredas y sendas.

Me apetece empezar a andar por tus pies seguir por tus gemelos y tus muslos. Entretenerme explorando ese lugar que existe entre estos y tu espalda, y en ella, en tu espalda, desnuda de horas y prejuicios, andar despacito y sin prisa. Entretenerme en contar sus lunares y las estrellas que allí dejé prendidas y tal vez enamoradas.

Llegar hasta tu pelo y enredarme allí en su esencia, disfrutar del aroma de tu cabello y mis horas allí perdidas, mis horas allí ganadas. Trepar por él y enmarañarme en la selva de tu melena suelta al viento de tantos lugares aún no visitados.

Bajar por tu flequillo. Hacer parapente desde tus pestañas hasta la hamaca del recoveco del hueco gracioso y frágil de tu cuello con diamantes engalanado. Detenerme en el mejor brillo de tus ojos y allí hacer ofrentas de carne y besos a los paganos y viejos dioses de la alegría y del deseo compartido. Jugar a pintar búhos y alondras en tus mejillas. Entretenerme en tus labios, pasar allí algunos días perdido sin rumbo ni más que hacer que jugar con tu lengua y la mía.

No sé. Quiero hacer un viaje a las líneas de la vida de tus manos a esos surcos difusos que parecen unir nuestras vidas. Caminar por ellos, por los cruces en los que nos separan los senderos en los que nos unen.

Escalar las colinas de tu pecho, con manos desnudas y calentitas. Culminar el techo del mundo que son tus pezones, mientras mis dedos atusan el pelo tras tu nuca. Soplar en tus oídos un Sssshhhh el mundo ahí fuera está quieto y parado buscando la felicidad de mi viaje.

Ya ves, me encantaría bajar caminando, sin prisas ni pausa por la planicie de tu vientre. Sin prisa ni pausa, pero sin descanso para arribar al lago de sal y orgasmos que se forma tras el azar y el placer en el ufano hueco de tu ombligo. Bañarme allí en su sal y tu recuerdo. Descansar y soñar despierto que allí, y en todos lados he dejado las huellas de mi viaje.

Bajar al sur, Al sur de tu ombligo quiero decir, dejando entre el final de tu ombligo soñado y el lugar al que me dirijo un cosquilleo de certezas y paz. Una vida dormida y soñada. Y allí, en ese sur, disfrutar de todos los placeres que ese fértil y maravilloso lugar pueden brindar a un viajero como yo. Es verdad, por el camino perderé trocitos de mí, de mi vida y de mi ser. Así son los viajes, en ocasiones pierdes cosas. No importa.

Quiero, en definitiva, hacer un viaje a tus pestañas y a tu piel, a tus besos y a tus manos.



26 comentarios:

  1. Bueno con tu inicio yo pensaba acompañarte para huir de este futuro tormentosos pero luego he descubierto que este viaje es solo tuyo aunque me parezca muy hermoso, disfrútalo
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Que decir,..
    que me encantan esos viajes , y que ELLA ES muy afortunada , que lo disfrute , esos viajes , siempre son nuevos , maravillosos y placenteros,
    No se lo que sera , pero lo que yo daria por un viaje asi,...
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Viajar así es una buena manera de dejar pasar el otoño tras los cristales, y escuchar, ajeno, el ruído del mundo que se quiebra, con la victòria de la derecha y la dictadura de los mercados, con sus bombas y sus tijeras, mientras al pie de alguna montaña se produce algun milagro de màgia!

    Entre viajes, nos vamos leyendo!! Una abraçada!

    ResponderEliminar
  4. "Es verdad, por el camino perderé trocitos de mí, de mi vida y de mi ser. Así son los viajes, en ocasiones pierdes cosas. No importa"

    Me ha encantado, sin duda es un viaje muy intenso.

    Petons

    ResponderEliminar
  5. Desde luego tienen razón aquellos que dicen que hay paraisos cerca. Buen viaje, Carlos, la expedición resulta de lo más apetecible!!!

    ResponderEliminar
  6. Mmnnn... Precioso viaje. Ademas, ahora con este frío que se empieza a sentir en los huesos apetece sobre manera viajar en esos mundos misteriosos y placenteros que te caldean hasta la médula.
    Si... creo que a mi también se me despertaron las ganas de hacer un viaje por los mismos senderos que el tuyo.

    Un abrazo desde nuestro querido y ahora gélido Mediterráneo,

    ResponderEliminar
  7. Eres un poeta,Carlitos, aunque escribas en prosa. Me ha gustado mucho tu viaje, todo el viaje. Me gusta la prosa realista y la tuya lo es. Un fuerte abrazo Lola

    ResponderEliminar
  8. Ese es sin duda un viaje excitante y maravilloso y lo mejor de todo es que no hace falta maleta, cuanto menos ropa mejor.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Exitante, maravilloso, sensual, y rico además, !porqué no decirlo!, ¿a quién no le gusta hacer un viaje así?, es.... el viaje perfecto, el soñado, el anhelado, el que mejor sabor de boca le deja al dueño que lo inicia, precioso e intenso escrito, me encantó....voy.... a leerlo de nuevo, jajajaja, un abrazo CArlos.

    ResponderEliminar
  10. Me agrada que te guste mi blog.
    Muchas gracias por tu visita.
    Te dejo mi ternura
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  11. Uhmmmmm... ¡Apetecible! Cuando viajo normalmente me suele gustar más descubrir lugares que aterrizar en el mismo destino. Aunque, después de leer con atención la sensualidad e intensidad de tu prosa poética, creo que repetiría una y mil veces.

    Besos, Carlos.

    ResponderEliminar
  12. Ella ha tenido que emocionarse al leer algo tan bonito, si fuese yo me conformaria con escucharte planearlo horas y horas "al menos al principio que una no es de piedra".
    Apertas.

    ResponderEliminar
  13. Segur que ella està esperant que comences el viatge. En eixe tipus de viatge no importa res el que es puga perdre, hi ha molt més per guanyar.

    M'ha encantat, com tot. Un bes gran.
    M.

    p.d. Ja es sap, les gaviotes per la dreta no podem portar més que fred, també tristor i una sensació de ficar-se en el pitjor constant; per això paguen la pena eixos viatges, perquè fan que s'ens oblide, encara que siga per un instant, la realitat.

    ResponderEliminar
  14. Hermosísimo pòema, amigo Carlos. Y mejor viaje.

    ResponderEliminar
  15. Un viaje que no tiene precio. Muy bueno. Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Maravilloso y placentero viaje aquel de la piel y alma…y como no…el de tus letras…

    Un placer amigo…

    Muackss!! ;-)

    ResponderEliminar
  17. ¡Menudo viaje guapetón!
    Gracias por tus palabras en mi blog.

    ResponderEliminar
  18. No hay más geografía ni mejor viaje que el que transita por el margen de una piel..

    Una delicia leerte, Carlos

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Sutil, delicado y bello viaje... si me permites, ya que es mi primera visita...., pongo música de Patricia Barber, una de mis cantantes favoritas.

    http://www.youtube.com/watch?v=Jd3DxeJmuNc

    Y un beso con ritmo de viaje.

    ResponderEliminar
  20. Un viaje que muestra senderos de pasión y cauces de deseo.
    Un viaje muy placentero.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
  21. Porque un viaje es ir hasta la esquina y un viaje es ir hasta su boca, no? :D Excelente entrada

    ResponderEliminar
  22. (Fiebre abriendo la puerta de su coche en marcha hacia nosésabedonde, e indicándote con un gesto de cabeza que subas...con o sin mochila).

    Beso.

    ResponderEliminar