Seguidores

lunes, 25 de abril de 2011

A VER SI LO ENTIENDO II (ACLARACION)

Dadas las suspicacias y comentarios desprendidos de la anterior entrada, me veo casi casi en la obligación de hacer algunas aclaraciones y algunos comentarios al respecto.


En primer lugar me gustaría dejar constancia que no pienso que todos los políticos o todos los empresarios sean unos cabrones, unas malas personas u ogros que deseen nuestra destrucción y pobreza. Y no lo opino por varios motivos. Determinar que los políticos son los culpables de todos nuestros problemas y de todos los problemas de la humanidad sería, como mínimo, infantil y simple. Sería muy fácil achacar todos las dificultades de lo que pasa a un determinado colectivo dejando así nuestra responsabilidad, nuestra alma y nuestra conciencia limpita e impoluta como si sólo fuéramos victimas y jamás hubiéramos sido verdugos.


Todos somos, o deberíamos de ser mayorcitos, y asumir nuestra responsabilidad y actuar consecuentemente con esta responsabilidad con esta manera tan fatídica que en el s. XXI se tiene de ser adulto. Como decía Jean Paul Sartre, y yo he dicho aquí en varias ocasiones, El hombre nace, libre, responsable y sin excusas. No las busquemos, sólo, en la maldad de los políticos y banqueros. Todos nos llenamos la boca a favor de la naturaleza, en contra del cambio climático pero, y seamos sinceros, cuantos no tienen un cochazo que gasta mucha más gasolina de la cuenta, un todoterreno 3500cc para llevar a los niños al cole, o una moto que sirve para mucho más que para moverse, o coge un avión en low cost para ir a visitar países lejanos que se están dejando la piel, las manos, y las uñas en fabricar prendas de ropa para que nosotros nos podamos cambiar de modelito dos veces al día, o exigimos que nos cambien los cubiertos de la ensalada antes de comer el segundo.


Son, los politicos, responsables de muchas de las cosas que pasan?, si claro que sí, pero no nos olvidemos que de un modo u otro somos nosotros quienes los elegimos y no son más que el reflejo de una sociedad que está intrínsecamente podrida. Es muy fácil criticar a un político porque no quiere volar en clase turista o porque recalifica incorrectamente un terreno y segundos después intentar enchufar a tu cuñado en tu empresa o coger dieciocho paquetes de folios o hacer todas las llamadas privadas desde la empresa, o alargar una baja o falsearla para estar viviendo mucho más tiempo sin ir a trabajar.


Creo que los políticos son responsables en gran medida de todo aquello que está pasando, pero nosotros, todos, debemos de exigirles resultados, debemos exigirles un mundo mejor. Creo, de verdad que lo creo, que hay un enorme número de políticos, dignos, serios, responsables y con intenciones muy honradas y decentes. Pero en estos casos, como en la mayoría, se ve mucho más lo indigno e impresentable que lo bueno. Eso sí creo que hay demasiados políticos. Tal vez sea algo innecesario tantísimos cargos electos y sobretodo tan tan carísimos.


Respecto a los empresarios y banqueros, pues tres cuartos de lo mismo. Claro que hay muchísimo impresentable, incorrecto y desagradable que aprovecha esta “crisis” para obtener más beneficios y contra ellos, contra todos ellos deberíamos de luchar. Pero también conozco a algunos “curritos” que voluntariamente han simulado un despido con su “jefe” y, oye!!, todos contentos. Por un lado el empresario falsea un despido y unos cuantos miles de Euros que se embolsa. El trabajador sigue en la empresa trabajando en “b” en “negro”, o cualquier otro circunloquio que queramos decir, de modo tal que; por un lado el empresario se ahorra los seguros sociales y el trabajador sigue cobrando su sueldo y su prestación de desempleo… Así nos estafan a todos. No me atrevería yo a decir que el empresario sea más impresentable que el trabajador. Y muchos no lo hacen porque no pueden, si no lo harían y no se cortan un pelo en decirlo, eso si con la coletilla, "es que el que no lo haga, pudiendo, es un gilipollas"

Y respecto a las manifestaciones y al modo de quejarse; muchos de los que me habéis comentado tenéis razón en que, parece ser que, el modo tradicional de manifestarse de salir a la calle y taparla con nuestros zapatos sea esteril, pero, joder, es que no lo hacemos. El otro día no sé quien gano no sé que copa y en la tele pude ver como estaba Madrid tapado por miles de personas celebrando esa copa. Porque no salimos a quejarnos de todo aquello que hace que nos duela el alma la izquierda del esternón?


Y si este modo de queja ya no funciona porque no lo cambiamos. Yo propongo, por ejemplo, dejar de pagar impuestos (nos embargaran a todos?) no creo. O mejor aún, dejemos de consumir como locos durante un par de semanas o un par de meses, todos, absolutamente todos los que vivimos en este sobreenriquecido y dormido occidente, podemos permitirnos el lujo de estar un par de semanas o de meses, sin consumir más que lo estrictamente necesario, es decir no cambiar de coche, no irnos de viaje, emplear la gasolina justita, justita para ir a currar y a ser posible ir mas de uno en un coche, o en trasporte público, no comprar ropita, ni bambas, ni juegos para el ordenador, ni vino caro, ni tomar copas por la noche, ni salir a cenar, ni cambiarnos el sofá, ni fumar, nada. sólo lo estrictamente necesario (total casi el 70% de la población mundial vive con menos de “ese estrictamente necesario” durante toda su vida ) Pueden las multinacionales, que al fin y al cabo son las que acaban gobernándolo todo, aguantar tanto tiempo.? Exijámosles que entre el sueldo más alto (sueldo total incluidos gastos, comiditas, regalos de empresa, dietas, desplazamientos y todos los eufemismos estúpidos que puedan inventarse para ocultar dinero) no sea más de 10 veces (fijaos 10 veces) el sueldo más bajo.


Está claro, vienen tiempos nuevos, de cambio y convulsos. Si no nos espabilamos corremos el riesgo de ser la primera generación que vive peor que la anterior.
Sigo pensando que otro mundo es posible. Qué tal? lo hacemos.?

13 comentarios:

  1. Amén Carlos. Una autocrítica no nos viene mal. Estamos demasiado endiosados diría yo.
    Como sé que sólo me queda el derecho al pataleo, por ahora, el día 15 de mayo a la calle. Otra vez a la calle.
    Un beso y me gustó muchísmo esta entrada.

    ResponderEliminar
  2. No estaría nada mal ¿no?...darle un buen susto a todos esos. Lo malo es que la sociedad civil dejó de ser consciente de su propio poder hace mucho, cosa que a los políticos les conviene y alimentan, para que les dejemos tranquilos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Uyss dejar de pagar impuestos, seguro que los que más pagan se apuntan a la primera. No obstante ya tenemos bastante con la crisis como para dejar al Estado en banca rota. El día que el Estado deje de pagar pensiones, salarios a los funcionarios, etc, ese día mejor echamos el cerrojo a España y dejar de pagar impuestos aceleraría el proceso.

    ResponderEliminar
  4. Querido Carlos: Me alegran tus aclaraciones, pero eran innecesarios, Todos te entendimos muy bien, aunque, la verdad, las mismas aclaraciones han servido para reflexionar más. Un abrazo. Otro mundo es posible. Pero no sé quién lo construirá. Por cierto: triste eñl espectáculo ed la genet gritando a los que ganaron un partido de fútbil. Triste que eso mismo no se produzca por la pérdida del em0pleo y de los derechos.

    ResponderEliminar
  5. Pues muy buena entrada Carlos, para meditarla y pensar sobre nuestro futuro.
    Quizás estamos cansados o desanimados de alzar la voz y que no nos hagan ni caso, empezando por los sindicatos.
    Yo tengo una pequeña empresa y ni imaginar la cantidad de impuestos que tenemos que pagar y eso sin contarte lo mal que estamos los autónomos.
    Tú crees que mejoraremos?

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. No tengo nada que no pueda perder y aún así el miedo a un fantasma que nunca llega me hace permanecer en esta especie de estúpido letargo. No sé cuando lo consiguieron, pero tengo una sensación de amaestramiento que da miedo.

    ResponderEliminar
  7. El problema es que a los políticos siempre los elige el pueblo, entonces sería bueno enseñar al pueblo a elegir sensatamente bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Carlos, como en tu anteriorentrada: aplausos, no puedo estar más deacuerdo contigo. Suscribo cada palabra. Hace poco decía algo parecido en un comentario a un articulo politicamente correcto y se me ocurrió decir algo parecido, resultado: lo borraron. Yo estoy por un mundo mejor, empezando por mi,mi responsabilidad como persona, ciudadana del mundo, habitante de una bolita a muy pequeña en medio de un Cosmos. Pero yo tengo que ser responsable de mis actos, cada uno de los suyos, sinceros y honestos, y optro gallo nos cantaría. Sinceramente, éstolopodemos realizar, ésto está en nuestas manos, pongamonos a ello, porque no hacerlo?, y ya. Recordemos Islandia. Empezamos?. Me sumo a ello. Ya somos 2,Carlos. Mi aplauso, mi adhesión, y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. a buen entendedor pocas palabras
    un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Carlos,

    Una vez más tienes toda la razón. El voto es un derecho, pero considero que también un deber y una gran responsabilidad. Pero en este país no tenemos asumido el concepto de responsabilidad política. Únicamente nos dedicamos a criticar al político (en ocasiones totalmente lógico, otras no) sin pararnos a pensar que esa gente está ahí porqué nosotros lo hemos querido. La persona que está en el poder se puede tornar corrupta, “dictatorial”… pero nos la debería pegar una vez, no dos. En cambio tenemos ejemplos de corruptos que están en el poder y son reelegidos una y otra vez. Es una irresponsabilidad total por parte del electorado que esto suceda.
    Entonces entonamos la frase tan extendida en nuestra sociedad, “son todos iguales”. NO, rotundamente no. No son todos iguales. Y creo que esta frase se utiliza como excusa para eximirnos de culpa y de responsabilidad a la hora de asumir las consecuencias de nuestras acciones.
    Creo en las personas que defienden un ideal y lo intentan llevar a cabo sin ningún interés de por medio más que el bienestar común. Depende de todos nosotros tomar conciencia de lo que significa elegir a aquel que te va a gobernar, premiar a aquellos que trabajan (que los hay) y penalizar a los que se llenan los bolsillos.

    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay Carlos! Pensaba que ya no te acordabas de tu amiga Lola o que no te gustaba lo que escribia y que me habías olvidado. Ponme en tus blogs amigos para no perderme jamás en tu vida. http://boheme.zuspras. org
    En cuanto a tu escrito, estoy de acuerdo y pienso que todos, todos, tenemos la culpa de todo lo que pasa. Somos unos cafres que solamente usamos la parte más profunda, la primitiva, del cerebro.
    Me apunto a cualquier iniciativa y os mando un besito a los tres. Lola

    ResponderEliminar
  12. Con o sin aclaración, yo estoy contigo! Hagámoslo! .... esto... lo del otro mundo eh! ;P

    Saludos.

    ResponderEliminar